12 aciertos del diseñador-emprendedor

software de gestion_presupuesto de diseño_web grafico
 
 
 
 
Acertar en el baño, en el trabajo, o en la primitiva es siempre agradable, tanto para ti como para los que te rodean.
Por eso hemos recopilado estos 12 aciertos del diseñador/a-emprendedor/a, porque llevar un estudio haciendo compatible negocio y diseño es, como tantas otras cosas, más difícil de lo que puede parecer desde fuera. 
Si tú eres de l@s que se anticipan y convierten obstáculos en prioridades… enhorabuena, ese es el primer acierto.
Pero el camino para que un estudio crezca rentable, con calidad y de forma sostenible en el tiempo, es largo.
Vamos por partes.

Empresario individual

La mayoría de los estudios empiezan con uno o quizá con dos socios. Su principal barrera para crecer es decidirse a contratar un primer empleado (2).

Un amigo decía que son los que se mueren de hambre cuando no tienen trabajo y se mueren de sueño cuando lo tienen. 

Es cierto, muy a menudo están desbordados porque, además de hacer su trabajo, deben cubrir todos los escalafones de la empresa, de presidente a mensajero.

Contratar una primera persona es imprescindible para empezar a liberar al propietario y que pueda centrarse en el crecimiento.

Pero contratar también es un considerable tormento: además de las dificultades de la selección en sí, empiezas a tener que hacer nóminas, pagar seguridad social, formarle en prevención de riesgos… necesitas un asesor legal (3)

Esta es la razón por la que la mayoría de los autónomos, por mucha subvención que ofrezcan, nunca llegan a contratar a nadie.

De 2 a 5 empleados

Que la plantilla empiece a crecer solo puede deberse a una cosa: ha habido trabajo suficiente durante el tiempo suficiente. 

Fantástico, son 2 buenas noticias y aún hay una tercera: la propuesta de valor funciona entre los clientes. ¿Vas a desaprovechar esta oportunidad?

Definirla claramente y considerar sus limites es algo que se suele pasar por alto, pero es el primer paso para que un estudio eche raíces. Es el momento del branding (4), de tener una idea clara de cuáles son tus objetivos como empresa –distintos a los tuyos como persona– y de cómo quieres que sea percibida. De empezar a combinar el “trabajar para la empresa” con el “trabajarse la empresa".

 
 

Artículos, novedades y promos


 

Te ayudará con tus clientes pero también con tus empleados, porque buscar, atraer y retener talento y aprender a liderar un equipo (5) empezará a ser tarea de todo el año: ser justo, transparente, dar libertad para la creatividad sin permitir la mediocridad, ni mantener a personas que vayan en contra del equipo, por muy bueno que sea su trabajo.

Te resultará más fácil si utilizas a tu asesor laboral como jefe de personal (6). A él también deberás haberlo buscado y seleccionado, no basta con una gestoría. Es necesario un colaborador que te haga fácil el difícil trabajo de decir adiós a gente muy agradable. 

 

De 5 a 15 empleados

Has conseguido formar un equipo y estáis generando negocio suficiente como para cubrir todos los gastos. Genial.

Para que esta situación sea algo más que una época pasajera, más o menos larga pero pasajera, necesitáis cumplir dos condiciones:

  1. Lógicamente, ser capaces de sacar adelante los encargos, es decir, contar con un equipo creativo que trabaje bien (7) para seguir enganchando al cliente.
  2. Proteger las condiciones necesarias para seguir trabajando, es decir, crear un pequeño equipo de apoyo (8) que mantenga:
    • una estrategia comercial que traiga nuevos clientes,
    • cierto control económico para vigilar rentabilidad y tesorería, y
    • una gerencia que se ocupe de los marrones: contratos, suministros, mantenimiento...

Pero construir esta organización requiere bastante dedicación y es difícil hacerla compatible con el trabajo que te trajo hasta aquí, ese que te gusta y en el que eres bueno.

Por eso en breve se presentará una decisión trascendente: buscar un socio que te ayude a crecer o bien buscar un buen profesional que te remplace en el trabajo diario. Sea cual sea tu decisión, el objetivo es dejar de ser imprescindible (9) y empezar a pensar en el largo plazo.

Tomar la primera vía es como casarse, asegúrate de que es la persona correcta y, aun así, firmad un buen acuerdo prematrimonial. Pero tomar la segunda puede ser una aventura aún mayor: supone cambiar tu trabajo actual, diseñar webs, ropa, productos o casas y comenzar una profesión nueva: diseñar un gran estudio. 

 

De 15 a 50 empleados

Con las áreas clave bien cubiertas es fácil crecer deprisa. La plantilla aumenta hasta hacerse demasiado grande para ser supervisada sólo por ti y el pequeño equipo de apoyo deja de ser suficiente. Necesitas formar un grupo de directivos que tome decisiones (10) sin tener que consultártelo todo.

Para ello es necesario buena química, pero también que la operativa esté sistematizada (11) para que la calidad y la eficiencia sean continuas y estables. Algo que no tiene porque acabar con la magia, la creatividad o la personalidad con la que llegaste hasta aquí. Ahora más que nunca diriges con tu ejemplo y supervisas inspirando a tu equipo, a tus clientes y al sector (12)Has dejado atrás la artesanía para entrar en la industria. Todo un logro.

Aunque es cierto que el camino no acaba aquí, tampoco tiene porque llegar hasta aquí. Los objetivos de cada persona y cada estudio son diferentes y todas las fases son complicadas. Llegar y permanecer en cualquiera de ellas es un gran logro. 

 

En OrquestaApp alentamos el crecimiento del diseño haciendo fuertes a l@s diseñador@s-emprendedor@s, el trabajo en equipo y la rentabilidad económica. Creemos que para lograr resultados hay que moverse. Esta es nuestra forma de hacerlo.