Por dónde empieza el progreso

 
 


El éxito empresarial no se basa tanto en tener buenas ideas como en tener un buen sistema.

Un buen sistema es lo que permitió a Henry Ford crear una nueva industria. Su gran idea no fue el coche, sino el sistema para producir coches.

Las hamburguesas de McDonalds no son excelentes, pero tienen un sistema excelente para vender unas hamburguesas muy aceptables.

En las empresas pequeñas y medianas, la falta de un sistema es lo que produce atascos en la producción, errores en el planteamiento o precios con margen insuficiente.

Si quieres tener un negocio que funcione debes ponerte un objetivo: no seas imprescindible. El sistema es lo imprescindible.

Un buen sistema es lo que permite a las empresas producir con calidad constante y crecer organizadamente. Cuando cada parte de la actividad está sistematizada y los procesos son compartidos y conocidos por todos, la máquina funciona. Aunque tú estés fuera de la oficina, visitando a otro cliente, enfermo o de vacaciones, tu empresa sigue funcionando