fracaso

Seguir luchando... o aceptar que has fracasado.

Seguir luchando... o aceptar que has fracasado.

Cuando un objetivo que te has marcado se te está resistiendo –tu empresa no va bien, problemas con un cliente o un empleado, un nuevo empleo o un proyecto que no termina de despegar– antes o después te enfrentas a la decisión de si seguir luchando por ello o desistir y dejarlo pasar.

Sabes que determinadas metas requieren esforzarse el doble, una confianza inquebrantable, pero ¿cuando y cómo decidimos que la cosa no va funcionar y que es mejor probar algo nuevo?